moked/מוקד

il portale dell'ebraismo italiano

BECHOL LASHON Español – Venecia, el espacio de los judíos y el futuro

Venicede Ada Treves*

Se trata de un año extraordinario, en el que se conmemoran los 500 años de la instauración del gueto, que se ha convertido en el símbolo de todas las exclusiones. La recurrencia coincide con el aniversario de los 400 años de la muerte del dramaturgo que dio vida al judío veneciano más famoso del mundo. La celebración del quinto centenario de la instauración del primer espacio de confinamiento representa una gran ocasión para reflexionar, y cuenta con un calendario de manifestaciones culturales como seminarios, simposios, exposiciones y espectáculos que se suceden ininterrumpidamente. En marzo Pagine Ebraiche publicó el primer dossier dedicado al año excepcional de los judíos venecianos, con ocasión del gran concierto en el teatro la Fenice de Venecia que marcaba la apertura oficial del programa. El dossier había contado el “Ghetto” después de mirarlo con los ojos de los que lo viven cada día, que allí residen, trabajan o juegan en los Campi (espacios abiertos rodeados por edificios) como la niña que aparecía en la portada de Pagine Ebraiche. El periódico había reservado un espacio a las intervenciones institucionales, y dedicaba otro a la comparación entre las diferentes posiciones con respecto a las manifestaciones por el quinto centenario, junto a las reflexiones de los académicos, y habia terminado hablando de la gran música. Pero vayamos al tema. Según la opinión de Shaul Bassi, volver a hablar de Shylock significa volver a apropiarse sin miedo de un estereotipo que ha pesado como una losa sobre la comunidad, beneficiando de su notoriedad para dar una señal positiva de confianza en el futuro. La directora de la Compagnia De’ Colombari, que por primera vez ha llevado El mercader de Venecia en el espacio en el que había sido imaginado, dialoga con Frank London, el compositor que está escribiendo nueva música por “The Merchant in Venice”. Dario Calimani escribe en la introducción a su nueva traducción de la obra de Shakespeare que El mercader desafía la capacidad de comprender y la honestidad de los intérpretes. Además, la historia del antisemitismo hace que el desafío sea aún más difícil. Los textos de Susannah Heschel, James Shapiro y Stephen Greenblatt introducen los temas del proceso de apelación iniciando por Shylock contra Antonio, la República de Venecia y Porcia, acusada de haber asumido el papel de juez aunque hubiera sido implicada en el proceso, un proceso que forma parte de las varias representaciones en el Ghetto. Por último, para terminar una tarde excepcional, se escucharán las deliberaciones del jurado, dirigido por Ruth Bader Ginsburg, el juez de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos. En el centro del dossier quisimos ofrecer un regalo a nuestros lectores: el dibujo de Giorgio Albertini representa el recuerdo de un año extraordinario, en el cual las instantáneas de tres de las cinco Escuelas de Venecia narran una superposición de historias, la visión de un presente vivo y rico en cultura y sugestiones y el augurio de un futuro lleno y consciente. La exposición dedicada a los 500 años del gueto, que ha sido organizada por Donatella Calabi o sea la protagonista de la gran entrevista de este mes, ofrece al palacio ducal la visión de cinco siglos extraordinarios. Además se propone como fuente de riqueza en recorridos e instrumentos que darán lugar a un patrimonio común. De la misma manera y en dos exposiciones aparentemente muy diferentes, las fotografías de Peggy Guggenheim y de Ferdinando Scianna ofrecen una visión de la verdadera esencia de Venecia. En Venecia dos jardines secretos volverán a vivir, mientras la historia del libro judío, con su peso y su valor, hoy todavía cuenta con una herencia de cultura y tradiciones que representan un patrimonio viviente común. Y el año todavía no ha terminado.

*This article is the introduction of the special section on the 500th anniversary of the Venice Ghetto featured in the August issue of Pagine Ebraiche. The article has been translated by Giulia Castelnovo, student at the Scuola superiore interpreti e traduttori di Trieste, ‎who is doing her apprenticeship in the newsroom of Pagine Ebraiche.